En un libro, Hillary Clinton explica por qué perdió las elecciones

128

Washington.-La excandidata presidencial en Estados Unidos presentó su libro “Lo que pasó”, donde intenta indagar en los motivos que llevaron a su derrota frente a Donald Trump.

Hillary Clinton, la dirigente política que hace 10 meses quedó a un paso de hacer historia en Estados Unidos, presentó hoy en Nueva York, rodeada de simpatizantes, su libro Lo que pasó, en el que procura explicar por qué perdió las elecciones presidenciales frente a Donald Trump contra todos los pronósticos y cuenta cómo sufrió la derrota.

“No podía sentir, no podía pensar. Me quedé estupefacta, agotada”, dice Hillary al recordar los días que siguieron al revés electoral.

A lo largo de de casi 500 páginas, Clinton, la mujer que quiso ser la sucesora de Barack Obama y marcar un nuevo hito para las mujeres en la política estadounidense, recorrió una dolorosa e íntima búsqueda de los responsables y las razones que explican su derrota en las urnas. El resultado es un reparto de culpas entre ella misma, aliados, rivales y el propio electorado norteamericano.

“La prensa trató nuestras advertencias sobre Rusia como si fuera una estrategia que intentábamos instalar para desviar la atención de revelaciones vergonzosas, una visión activamente impulsada por la campaña de Trump”, escribió la ex candidata demócrata.

Clinton repartió culpas también entre el rival en las primarias de su partido, el veterano senador Bernie Sanders, el entonces director del FBI, James Comey, quien decidió reabrir una investigación sobre ella 11 días antes de las elecciones y la cerró tres días después, y una parte importante del electorado.

“Esto tiene que decirse. El sexismo y la misoginia jugaron un papel en las elecciones presidenciales de 2016. Una prueba es que el candidato flagrantemente sexista ganó”, sentenció la ex senadora y ex primera dama.

“Un montón de personas escucharon la grabación de él presumiendo de haber acosado sexualmente a mujeres, pero no le dieron importancia y dijeron ‘sigue teniendo mi voto'”, agregó en su libro.

Clinton reservó varias líneas para su ex rival en las urnas y el actual presidente de Estados Unidos.

En particular, recordó un momento que compartieron durante un debate televisivo, poco después de que se publicara esa polémica grabación del magnate, que desató todo tipo de repudio entre mujeres y hombres, pero no sepultó sus chances presidenciales, como muchos analistas pronosticaron entonces.

“Donald Trump estaba acechándome. Dos días antes, el mundo había escuchado cómo agarraba y tocaba a las mujeres. Ahora estábamos en un pequeño escenario y no importaba a dónde iba, él me seguía de cerca, me clavaba la mirada, me hacía caras. Fue increíblemente incómodo. Estaba literalmente respirándome en la nuca. Mi piel se erizó”, contó la ex candidata.

“Fue uno de esos momentos donde desearías parar y preguntar a los espectadores. ¿Qué haría usted? ¿Se mantendría calmado, sonriendo y seguiría como si no estuvieran invadiendo su espacio repetidamente? ¿O se daría la vuelta, lo miraría a los ojos y le diría alto y claro: ‘Retrocedé, asqueroso, alejate de mí, sé que te encanta intimidar a las mujeres, pero conmigo no vas a poder, así que retrocedé’?”, continuó.

“Elegí la primera opción. -concluyó- Me mantuve indiferente, ayudada por una vida entera de hombres difíciles intentando descolocarme”.

Luego que todos los medios estadounidenses mostraran como Clinton sonriente firmó hoy centenares de ejemplares de su nuevo libro en una librería de la cadena Barnes & Noble en Manhattan, la Casa Blanca reaccionó al racconto de la ex candidata de la última campaña electoral.

“Creo que es triste que, después de que Hillary Clinton hizo una de las campañas más negativas en la historia y perdió, el último capítulo de su vida pública se defina ahora por buscar vender más libros con ataques falsos e imprudentes”, aseguró la vocera de la Casa Blanca, Sarah Sanders, en su conferencia de prensa diaria.

Cuando le preguntaron si Trump pensaba leer el libro, la funcionaria fue aún más fulminante.

“Sobre si va a leer o no el libro de Hillary Clinton, no estoy segura. Pensaría que él está bastante bien versado en lo que ocurrió y creo que es bastante claro para todo Estados Unidos”, respondió.

En la víspera de la presentación de su libro, Clinton habló con la cadena de noticias CBS y recordó lo difícil que fue sentarse en el palco principal y presenciar la asunción presidencial de Trump, el 20 de enero pasado.

“Ahí estaba, en la plataforma, sintiendo como una experiencia extra corporal. Y su discurso, que fue un grito desde el instinto nacionalista blanco”, relató el domingo.

En su libro, Clinton no evita hablar del mal momento anímico que vivió después de la derrota en las urnas.

“Sentí una enorme decepción, como una pérdida de sensibilidad y dirección, y tristeza”, recordó e incluso contó que estaba tan segura de ganar que no había escrito un discurso para reconocer la derrota.

Tras aceptar la victoria de Trump, la ex candidata canalizó su frustración por varios medios: una “frenética limpieza de armario”, largos paseos en los bosques, juegos con sus perros, yoga, respiración alterna de las fosas nasales y una “justa medida de Chardonnay”.

En la entrevista del domingo pasado, a sólo días de reconocer en papel sus frustraciones, sus broncas y sus conclusiones más dolorosas, Clinton contó otra consecuencia que tuvo su derrota en noviembre pasado.

“Ya terminé con las candidaturas. Pero no terminé con la política, porque literalmente creo que el futuro de nuestro país está en juego”, sentenció la dirigente de 69 años, sin aclarar cuál será su próximo paso.Télam.