Empresas B paraguayas participaron de encuentro regional de colaboración

254

Asunción, IP.- En la actualidad, Paraguay está incursionando positivamente en el negocio de las Empresas B, que combinan el lucro con la solución a problemas sociales y ambientales. Recientemente se realizó un encuentro en la ciudad argentina de Punamarca, provincia de Jujuy, donde empresarios relacionados al sector compartieron sus experiencias.

Bruno Defelippe, de la empresa Koga, formadores de líderes, habló con Radio Nacional del Paraguay acerca de la participación de líderes de la Argentina, Uruguay, Chile y Brasil, “donde básicamente el objetivo es reunirnos a conversar para pensar en conjunto  cual es el camino para acelerar esa transición hacia una  nueva economía y hacer un cambio profundo en la estructura de la economía”.

Sostuvo que actualmente un nuevo modelo de empresas está surgiendo a nivel mundial, empresas que redefinen el sentido del éxito empresarial no suscrito solamente a lo económico, impulsando la fuerza del mercado para dar soluciones sociales y ambientales. Se generan impactos positivos socios ambientales, operando con altos estándares de desempeño y transparencia.

Explicó que Koga es una empresa social, una empresa b certificada de Paraguay que desde hace cinco años promueve una nueva economía donde las empresas puedan participar del desarrollo social del país, a través de su mismo modelo de negocios.

El sistema B en el Paraguay

Explicó que crearon el sistema B en Paraguay a través de una asociación civil entre líderes de varios sectores que promueven este tipo de empresas en el país. Actualmente son seis empresas B certificadas, Koga, DNH, Vertical, Sinergia Positiva, Nexos y  Broterra.

“Todas estas empresas, para ser certificadas, no basta solo con decirlo sino demostrarlo con un tercer objetivo que evalúa y certifica que no solo tienen buenas practicas con el medio ambiente, con los trabajadores, con las comunidad en su transparencia, sino que tiene un modelo de negocios que ayuda a reducir o mejorar o corregir un problema social o ambiental”.

Señaló que se debe de trabajar de forma sistémica, ya que se busca un cambio sistémico, se busca trabajar con diversos actores que puedan incidir en cada uno de los sectores para que vaya tomando fuerza de tal manera a lograr los cambios requeridos.

“En este proceso que es bastante incierto, porque uno no sabe exactamente como se hace,  hay que trabajar y hay que experimentar, hay que generar innovación que pueda generar esto, es muy importante vincular a todos en la región por las experiencias de cada uno, cosas que ellos saben que nosotros no sabemos y porque hoy en día no hay barreras entre los países, realmente lo que pasa en Paraguay puede afectar a la Argentina y viceversa”.

Resaltó que si bien en la Argentina  tienen más años en desarrollar empresas B, en Paraguay está hace pocos años, “pero veo que Paraguay tiene muchas oportunidades, para tomar un liderazgo de la nueva economía porque tenemos muchos emprendedores y empresarios  que no solo  están pensando en cómo ganar dinero, que es importante,  sino también en generar el impacto social positivo, que  están varias en ese camino,  pero no se registraron como empresa b pero están trabajando en esa lógica y prácticas”.

“Si nos ponemos como metas, así como somos uno de los principales en exportación de granos y como las mejores carnes del mundo también podemos tomar el liderazgo en la nueva economía,  el sistema b, demostrando los empresarios  están usando la fuerza del mercado para cambiar la realidad social y eso puede ser una linda innovación en la que nuestro país puede destacar”.

El movimiento es relativamente nuevo a nivel mundial, menos de 10 años, en Latinoamérica cinco años y en Paraguay, dos años, sin embargo llevan un año oficialmente constituidos como organización civil sistema b Paraguay.

En total son  seis empresas, en Latinoamérica 300 y en el mundo 2000. Destacó que el crecimiento ha sido bastante rápido  y en Paraguay unas 140 empresas se han acercado a evaluarse y otras 20 que están participando de capacitaciones para concretar la certificación. Incluso existe elaborado un programa denominado Camino B para las empresas interesadas.

“Somos muy nuevos por eso no hay muchas,  pero el interés que hay de las empresas paraguayas es muy interesante donde  el crecimiento es igual o más importante que en los países de la región”

Comentó que es una ventaja conocer las experiencias regionales que nutren el crecimiento también de las empresas paraguayas. “Nuestro  objetivo es abrirnos al mundo y poner al Paraguay en el mapa para que pueda brillar por todo lo que está pasando”, señaló finalmente.