Afirman que el papa «ha sido un rayo» en la beatificación de Romero

898

Ciudad del Vaticano.- El papa Francisco «ha sido un rayo» a la hora de acelerar la beatificación del arzobispo de San Salvador Oscar Arnulfo Romero, dijo a EFE el arzobispo Vincenzo Paglia, postulador de la causa de beatificación.«Un primer empujón al proceso lo dio Benedicto XVI, quien tras recibirme en audiencia el 20 diciembre de 2012, poco antes de su renuncia, dio vía libre para que el proceso pasase a la Congregación para la Causa de todos los santos», dijo, informa la agencia Efe.

«Pero Francisco (…) nos animó a acelerar. Yo lo he hecho lo todo lo rápido que he podido, pero él ha sido un rayo», explicó el arzobispo.

El papa aprobó ayer el decreto en el que se reconocía el «martirio» de Romero «in odium fidei», es decir, que fue asesinado por «odio a la fe» y por el que no necesitará un milagro para ser beatificado.

Sobre la posible fecha de la ceremonia de beatificación, que será en El Salvador, Paglia explicó después a los medios que es aún pronto, ya que el decreto se firmó ayer, pero aseguró que «será antes de finales de año».

Monseñor Paglia, que es también presidente del Pontificio Consejo sobre la familia, explicó en una rueda de prensa en el Vaticano que con este proceso de beatificación se ha vivido una especie de «profecía».

«Teníamos que esperar al primer papa latinoamericano para que beatificase a Romero. Es algo importante porque entre lo que Romero predicaba y el magisterio del papa hay una gran similitud que se engloba en pensar en una Iglesia pobre para los pobres».

Además recordó, que también este año el arzobispado de San Salvador ha comenzado la investigación de la vida para la etapa diocesana del proceso de beatificación del jesuita Rutilio Grande, asesinado en 1977.

Paglia explicó que imposible entender a Romero sin la figura de Rutilio Grande, quien influyo fuertemente la vida espiritual del arzobispo y su elección de estar al lado con los más pobres a pesar de que sabía que le habría costado la vida.

Sobre el concepto de «martirio» por odio de la fe, el postulador defendió que quien ordenó atentar contra él quería asesinarlo en el altar mientras daba misa, pues lo podían haber hecho en cualquier momento.

Romero, que se caracterizó por defender a los más pobres y desprotegidos, fue asesinado el 24 de marzo por el disparo de un sicario, se cree que ordenado por un escuadrón de la muerte de la extrema derecha, cuando oficiaba misa en la capilla de un hospital para enfermos de cáncer, en los días previos al estallido del conflicto armado salvadoreño (1980-1992).

Compartir: