Almacenes de consumo son una salida solidaria en el inhóspito Chaco paraguayo para una comunidad indígena

860

Asunción, Paraguay, Agencia IP.- Varias familias participantes del Programa Tekoporã, de la comunidad indígena Dos Palmas del distrito Teniente Irala Fernández, departamento de Presidente Hayes, Chaco paraguayo, son beneficiadas actualmente con la construcción de almacenes de consumo, mediante la autogestión comunitaria.

Esta iniciativa de la comunidad propició la construcción y puesta en marcha de dos almacenes de consumo en el inhóspito territorio chaqueño, a fin de cubrir las necesidades básicas en materia de consumo y sacar mayor provecho de los recursos proveídos por el Estado a través de este programa de ayuda social.

Estas ventajas fueron determinantes para movilizar a un grupo de mujeres a proyectar la construcción de un primer almacén, donde los participantes accedieran a productos básicos para el hogar y hasta prendas de vestir a buen precio.

Los recursos recibidos a través del programa no eran suficientes y prácticamente se esfumaban cuando debían cubrir sus necesidades básicas, sobre todo por el sobreprecio de muchas mercaderías ofertadas por los macateros de la zona.

Los beneficiarios de Tekoporã de la mencionada comunidad indígena iniciaron en el 2018, la construcción del primer almacén de consumo y en diciembre último se realizó la inauguración del segundo local.

Al respecto, Gloria Roa, una de las beneficiarias de lastransferencias monetarias percibidas a través del programa social Tekoporã del Ministerio de Desarrollo Social, relató su experiencia.

“Empezamos con un almacén pequeño en el 2018, luego construimos un local más grande y seguro, hoy somos 128 socias en su mayoría mujeres, aunque también hay algunos varones y personas de la tercera edad”, subrayó.

Las familias se surten del almacén, donde pueden encontrar desde alimentos, productos básicos para el hogar y hasta prendas de vestir. La modalidad de pago es de acuerdo a la capacidad del cliente, si no tiene posibilidades de cubrir la cuenta se le extiende el plazo de pago hasta el próximo cobro de Tekoporã.

Aunque no es una cooperativa se incentiva la ayuda mutua y la solidaridad. “El almacén de consumo es una salida para muchas familias y una opción para que ellas no malgasten los recursos que reciben bimensualmente a través del programa”, sostuvo la participante.

“Como comisión nos encargamos de manejar el dinero y administrar correctamente esos recursos de manera que todo el ingreso permita comprar nuevas mercaderías, esto propició incluso que pudiéramos cambiarnos a un tinglado más grande y construir otro porque invertimos en la compra de más mercaderías y necesitábamos más espacio”, manifestó.

Refirió además que la comunidad está muy bien organizada, “con reuniones frecuentes planificamos y gestionamos los trabajos en base a las necesidades de la comunidad, también damos respuesta a situaciones difíciles que atraviesan las familias, problemas de salud, inundaciones o algún otro tipo de dificultad que requiera ayuda económica”, acotó.

Gloria Roa, hace 3 años forma parte de la comisión, se inició como voluntaria, al igual que el resto. La ausencia de remuneración para los que están al frente de los almacenes se estipuló desde el comienzo, ya que el objetivo principal fue beneficiar a las familias de la comunidad y asistirlas de manera a que puedan cubrir sus necesidades básicas y puedan dar un destino útil a las transferencias monetarias percibidas a través del programa social del Ministerio de Desarrollo Social.

Compartir: