Bicentenario de la Independencia de Brasil: Bolsonaro dio una arenga electoral y aseguró que “está en juego nuestra libertad”

558

Brasilia.-Los festejos por el Bicentenario de la Independencia de Brasil comenzaron este miércoles en Brasilia con un desfile militar y una ovación de miles de personas para el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, quien decidió darle un claro tinte electoral a las festividades.

«Está en juego nuestra libertad», declaró Bolsonaro en el Palacio de la Alborada, su residencia oficial, antes de dirigirse hacia la Explanada de los Ministerios, una céntrica avenida de Brasilia en la encabezó un desfile cívico militar en conmemoración de los 200 años de la Independencia del país de Portugal.

La declaración fue interpretada como un mensaje a sus seguidores de cara a los comicios del próximo 2 de octubre, en los que aspira a la reelección frente al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, que lidera todos los sondeos y abandera un amplio frente progresista.

Bolsonaro, ataviado con la banda presidencial, acompañado por su esposa Michelle y un grupo de niños, atravesó la Explanada de los Ministerios en un Rolls Royce «Silver Wraith» sin capota, donado a Brasil por la reina Isabel II de Inglaterra en 1953.

Durante el trayecto hasta la tribuna presidencial, fue aclamado por un público calculado en unas 40.000 personas, en su gran mayoría alineado con la ultraderecha que encabeza el mandatario, ya que la oposición ha decidido dejarle la calle al bolsonarismo en esta fecha patria, a fin de evitar enfrentamientos en un ambiente polarizado.

Cuando Bolsonaro lanzó su campaña de reelección el 24 de julio, pidió a sus partidarios «una última» muestra de apoyo el Día de la Independencia. «Esos pocos sordos con togas negras tienen que comprender cuál es la voz del pueblo», dijo, en alusión a los jueces.

La Guardia Nacional reforzará la seguridad en torno al edificio de la Corte Suprema el miércoles y la policía registrará a la gente en puntos de control en torno a la explanada donde se producirán el desfile militar y un acto multitudinario más tarde.

Desde que comenzó su campaña, Bolsonaro ha suavizado el tono sobre el Día de la Independencia. La semana pasada, en la ciudad sureña de Curitiba, dijo a sus seguidores que bajaran un cartel pidiendo un golpe militar. Y en un anuncio de televisión publicado el martes, instó a la gente a acudir al bicentenario «con paz y armonía».

Según coinciden los sondeos, cuando faltan unas tres semanas para las elecciones, el líder de la ultraderecha tiene una intención de voto en torno al 30 %, frente al 45 % que obtendría Lula, quien ya gobernó el país entre 2003 y 2010.

Al desfile cívico militar asisten los presidentes de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa; y de Guinea Bissau, Umaro Sissoco Embaló, y de Cabo Verde, José María Neves, dos países que también fueron colonias portuguesas.

Tras la presentación de las tropas y la ceremonia institucional, Bolsonaro tiene previsto un acto político en la misma Explanada de los Ministerios, y después se trasladará a Río de Janeiro, donde celebrara un mitin electoral frente a miles de partidarios.Clarín.

Compartir: