Con Europa en guerra, inflación y crisis energética, arranca en Nueva York la Asamblea General de la ONU

363

Nueva York.-En medio de una crisis económica global sin precedentes, con una guerra en las entrañas de Europa y con un mundo con millones de pobres que piden a gritos alimentos y energía, comienza este martes en Nueva York la Asamblea General de las Naciones Unidas, una cita con más de 90 líderes mundiales que se reúnen para tratar los desafíos más acuciantes, pero también para exhibir en esa vidriera cuestiones internas que buscan resaltar.

El paisaje en Manhattan esta semana es muy distinto al de los años anteriores, cuando la pandemia hizo que esta Asamblea se hiciera en forma virtual o formato híbrido. Los hoteles estos días están colapsados y sus tarifas por las nubes, y el tránsito ya está terriblemente complicado en una ciudad abarrotada de vallas, seguridad y camionetas negras de las distintas delegaciones.

Esta vez, los representantes que no estén presentes no podrán hablar por video, salvo una única excepción, que trajo polémica: el viernes se aprobó por mayoría que el presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky, pueda enviar su mensaje en forma virtual ya que no puede abandonar su país en guerra.

Siete naciones votaron en contra de esta iniciativa (Rusia, Bielorrusia, Siria, Cuba, Corea del Norte, Eritrea y Nicaragua), argumentando que debería extenderse a todos los líderes, ya que el presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo chino, Xi Jinping, no planean viajar a Nueva York.

La presencia de varios líderes se vio también complicada esta semana por el funeral de la Reina Isabel, el lunes, ya que muchos presidentes tuvieron que posponer su viaje para asistir a la ceremonia en Londres. Por este tema, varias cumbres bilaterales en Nueva York fueron canceladas.

El propio presidente estadounidense Joe Biden modificó su agenda por el funeral, al que asistió con su esposa Jill. No pronunciará su discurso el martes (por ser el líder del país anfitrión, habla habitualmente en segundo lugar, detrás de Brasil) sino que pospuso su discurso para el miércoles.

El jefe de la Casa Blanca, que está por cumplir 80 años, regresó el lunes por la tarde a Washington y viene este martes a Nueva York donde tendrá agenda liviana: apenas una recepción del Partido Demócrata.

El miércoles será su día estelar, con un discurso que buscará trazar la agenda de las Naciones Unidas este año. Se espera que Biden utilice su mensaje para reiterar su pleno apoyo a Ucrania y tratar de seguir aislando a Rusia, aunque el demócrata también se enfocará en otros temas globales como el cambio climático y la crisis alimentaria y energética.

Estos asuntos también tienen repercusión interna en Estados Unidos y, a menos de dos meses de las elecciones legislativas de noviembre, es de esperar que Biden los traiga a la luz.

Ese día Biden también se reunirá con la flamante primera ministra de Gran Bretaña, Liz Truss, y por la noche ofrecerá una cena de gala para todos los mandatarios presentes en la Asamblea.

Tal como indica la tradición, será Brasil quien abra la Asamblea este martes. El presidente de ese país, Jair Bolsonaro, ya ha anticipado que su discurso le servirá como tribuna electoral para dirigirse a los votantes brasileños que van a las urnas el 2 de octubre.

El brasileño también abordará asuntos de la agenda global, entre ellos, la situación económica mundial tras la pandemia, la guerra en Ucrania y la necesidad de garantizar la soberanía alimentaria y de fortalecer el desarrollo sostenible.

Los discursos que más expectativas despiertan el martes, además del de Bolsonaro, son los del chileno Gabriel Boric y el colombiano Gustavo Petro, que debutan en este foro; el del francés Emmanuel Macron y el del turco Tayyip Erdogan.

«Nuestro mundo está asolado por la guerra, golpeado por el caos climático, marcado por el odio y cubierto de vergüenza por la pobreza, el hambre y la desigualdad», señaló días antes de la cita anual el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, y llamó a la humanidad a «unirse» para encontrar soluciones.Clarín.

Compartir: