Dilma Rousseff acepta la renuncia de la presidenta de Petrobras

1201

Brasilia.- La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, acorralada en distintos frentes, políticos y económicos, ha decidido tratar de atajar uno: el de la mayor empresa pública de América Latina, la petrolera Petrobras, carcomida por sucesivos escándalos de corrupción que la han devaluado en dos de sus terceras partes.

Rousseff ha decidido este martes, según Reuters, aceptar la renuncia de Graça Foster, la presidenta de la mega empresa con más de 85.000 empleados. Foster, desde hacía meses, había puesto el cargo en manos de la jefa del Estado, pero esta acababa siempre –hasta hoy, tras una reunión entre las dos- por respaldarla. Ahora bien: aún no hay fecha fija para la salida efectiva, que podría retrasarse incluso semanas, informa el diario Español el País.

La semana pasada se hizo público que el valor de lo robado por el sistema de corrupción, sumado a ciertos proyectos ineficaces, asciende a 88.000 millones de reales (casi 34.000 millones de dólares). Esto, según varios articulistas de la prensa brasileña, ha pesado definitivamente en la destitución de Foster, que llevaba tres años en el cargo y que hasta ahora ha actuado, además de como primera gestora de una gigantesca empresa vapuleada, como escudo político de la presidenta.

Bastó que hoy A Folha de São Paulo publicase la destitución en su edición digital para que las acciones de la petrolera se disparasen hasta un 10%. A finales del año pasado, en un desayuno con periodistas en Brasilia, Rousseff defendió a Foster, de quien se considera una amiga personal y afirmó que no pretendía sustituirla. “La conozco. Y me consta su seriedad y su corrección”, aseguró. Pero dos meses en la actual vorágine de malas noticias que acosan al Gobierno de Rousseff es mucho tiempo. La sangría de Petrobras es ingente: en 2010 valía 380.200 millones de reales (126.000 millones de euros). Cuatro años después, consecuencia, en su mayor parte, de inversiones mal calculadas y de las revelaciones de la corrupción que la carcome, su valor es 2,3 veces menor: 112.000 millones de reales (42.000 millones de dólares). Aun gana dinero, eso sí, aunque las ganancias del tercer trimestre de 2014 cayeron un 9,07% respecto al mismo período de 2013, según el informe de resultados publicado el miércoles, que no incluye
lo robado.

Mientras, los escándalos siguen sucediéndose. Hoy mismo, Julio Camargo, uno de los acusados de sobornar a altos cargos de Petrobras que, bajo arresto, se han animado a denunciar el sistema de corruptelas, aseguraba que pagó 12 millones de reales (4.5 millones de dólares) para obtener concesiones de obras y añadió que el pago de sobornos en esta empresa por parte de las empresas concesionarias era “una realidad institucionalizada”.

Compartir: