El Censo Nacional es un operativo estratégico para el Paraguay

2776

Por Iván Ojeda, Director Nacional Instituto Nacional de Estadística (INE)

Sin datos sobre el desempleo, las carencias de salud y educación, de infraestructura, el impacto del covid-19 en los diversos niveles, sobre el tema migratorio, mortalidad y fecundidad, así como el cambio y desbalances en la estructura demográfica en general, es imposible trazar políticas públicas para el desarrollo y el bienestar de la gente.

Por ello, el Censo Nacional de Población y Viviendas 2022, que incluye el Censo Indígena, permitirá al Paraguay conocer su profunda realidad sin quebrantar la secuencia de 10 años de los últimos operativos, que arrancaron en 1950. Su realización programada para el mes de agosto próximo, conlleva una serie de trabajos previos que ya arrancaron con pruebas piloto y la actualización cartográfica, que se acelerarán en los próximos meses con visitas a los 1.900.000 hogares del país.

El Instituto Nacional de Estadística (INE), afortunadamente, tiene un nuevo marco legal con amplio respaldo para sus actividades, que marca la rectoría del ente en temas de encuestas y censos oficiales, con un apartado de confidencialidad y del secreto estadístico de los datos aportados por el ciudadano.

Hemos iniciado la labor de realizar un mapeo general del territorio nacional, que va a servir de base del operativo censal y a los  210.000 voluntarios que saldrán en la tarea de censistas y supervisores que visitarán cada una de nuestras casas. Aquí la colaboración ciudadana será clave, pues en la medida que las respuestas a nuestro cuestionario de más de 70 preguntas sean fiables, las mismas posibilitarán engrosar la tabla de información que requerirán este y los próximos gobiernos para la planificación y el desarrollo de políticas públicas, orientados a mejorar la calidad de vida y el bienestar de cada uno de los compatriotas.

Los Censos Nacionales constituyen la base de cualquier sistema democrático. Por ello, deseamos que el ciudadano sea el protagonista de esta iniciativa. Ahí vamos a hacer visibles a aquellos que son invisibles muchas veces a los beneficios de las políticas públicas. La Constitución Nacional en su artículo 28 establece el derecho a la información veraz, responsable y ecuánime que tenemos como ciudadanos paraguayos. Y con el Censo Nacional vamos a poder evidenciar cómo estamos con respecto a algunas garantías constitucionales, por ejemplo sobre la calidad de vida, de la igualdad de las personas.

Es el único operativo que nos permite llegar a un nivel de desagregación de cuadras, barrios, sus segmentos, e identificar por ejemplo donde están nuestros compatriotas que tienen discapacidad. No existe otra garantía que nos permita identificar esto, al que hay que sumar la situación del niño, de la mujer, la  juventud, de la persona de tercera edad y por supuesto la identidad étnica y la situación en la que viven los hermanos indígenas. Entonces, este es el gran desafío que tenemos hoy como país.

No podemos obviar que la pandemia ha cambiado nuestro modo de vida y que, de alguna u otra manera, la forma existencial de muchos paraguayos, tanto en cuanto al empleo y oportunidades, la educación, la radicación, la pérdida de algún amigo o familiar, todo lo cual podrá verse reflejado en relación al impacto que se da en este tiempo.

En materia de innovación, vamos a pasar de la era analógica a la digital, pues el relevamiento cartográfico los estamos haciendo con dispositivos electrónicos denominados PDA (Asistente Personal Digital, por sus siglas en inglés). Por primera vez en la historia vamos a utilizar imágenes satelitales y contar con polígonos georreferenciales de los edificios y viviendas a través de la tecnología building footprint.

También se va a disponer de geoportal web donde se cargarán todos los datos de forma disgregada y territorializada, una vez procesada la información. Esta permitirá el libre acceso de la ciudadanía, estudiantes, académicos, investigadores, tanto del país como del exterior. Servirá igualmente de orientación para la inversión privada mediante la utilización de una correcta información, a fin de que el sector crezca y genere más riqueza nacional. Igualmente se dispondrá de un apartado en la web sobre la transparencia del proceso censal, con el objetivo de hacer que el operativo no arroje dudas.

Hay que destacar que en este trabajo estamos muy acompañados por organismos internacionales y existe un trabajo coordinado con la academia y el voluntariado civil, que desean, así como nosotros, que el Censo Nacional del 2022 sea el mejor de la historia y que, fundamentalmente, sirva para mejorar la calidad de vida de cada uno de los paraguayos, mediante la formulación de políticas públicas adecuadas y basada en evidencia. Y, en ese afán, estamos comprometidos desde el INE.

Compartir: