España envió de regreso a Marruecos a unos 2.700 migrantes ilegales

390

Madrid.-El ministro del Interior español, Fernando Grande-Marlaska, anunció en una rueda de prensa tras celebrar un consejo de ministros que «se ha procedido ya a la devolución de 2.700 personas que han entrado en las últimas horas ilegalmente en el país».

España dispuso el regreso a Marruecos de unos 2.700 de los 6.000 migrantes que el lunes entraron al vecino enclave español de Ceuta, en el norte de África, y el Gobierno hizo un llamado a la dirigencia política a evitar que esta crisis se convierta en una excusa para alentar los «discursos de odio».

El ministro del Interior español, Fernando Grande-Marlaska, anunció en una rueda de prensa tras celebrar un consejo de ministros que «se ha procedido ya a la devolución de 2.700 personas que han entrado en las últimas horas ilegalmente en el país», y el presidente Pedro Sánchez confirmó que viajará a Ceuta. Grande-Marlaska dijo también que, de la cifra total, 1.500 serían menores de edad.

El titular de Interior contestaba así a preguntas sobre la oleada de inmigrantes sin precedentes registrada el lunes en la Ciudad Autónoma de Ceuta, en plena escalada de tensión diplomática entre España y Marruecos.

Las llegadas de migrantes al enclave se producen en un contexto de tensión entre Madrid y Rabat por la presencia en España del líder del movimiento independentista del Sáhara Occidental, Brahim Ghali

La Delegación del Gobierno español en la Ciudad Autónoma informó a través de su Twitter que efectivos del Ejército, junto a las Policías de ámbito nacional y local, están patrullando las calles y controlando los puntos más sensibles.

Entre estos puntos está el paso de El Tarajal, donde el lunes se produjo la entrada masiva de inmigrantes ante la pasividad de las autoridades marroquíes, denunciada por los políticos locales.

En este punto, controlado ahora por militares españoles, se encontraban agolpados cientos de marroquíes esperando entrar.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, suspendió un viaje oficial a París previsto para este martes y se trasladará a Ceuta y a Melilla para atender la crisis.

«Hoy mismo viajaré a Ceuta y a Melilla para mostrar la determinación con la que estamos actuando desde el primer minuto de esta crisis desde el Gobierno de España», anunció Sánchez durante una comparecencia televisada desde el Palacio de la Moncloa.

Sobre la crisis migratoria de las últimas horas, aún no se produjo ningún pronunciamiento oficial de las autoridades marroquíes

Ceuta y Melilla son dos enclaves españoles en territori africano, en el norte del continente, que comunica a España con Marruecos.

El ministro Grande-Marlaska también anunció que este martes mismo viajará al lugar para resolver la crisis in situ, informó la agencia de noticias Sputnik.

El Gobierno marroquí reaccionó indignado a la noticia de que el jefe del Frente Polisario, Ghali, se encuentra ingresado desde mitad de abril en un hospital español para ser atendido por padecer coronavirus.

El Frente Polisario, apoyado por Argelia, lleva décadas luchando por la independencia del Sahara Occidental, una excolonia española controlada en su mayor parte por Marruecos, que propone a lo sumo una autonomía bajo su soberanía.

Si bien los ministros españoles de Relaciones Exteriores e Interior no quisieron ligar la entrada masiva de inmigrantes con la acogida de Ghali en un hospital español, Rabat manifestó el pasado 25 de abril su malestar con esta decisión de Madrid, calificándola de «contraria al espíritu de asociación y buena vecindad».

Sobre la crisis migratoria de las últimas horas, aún no se produjo ningún pronunciamiento oficial de las autoridades marroquíes.

En España, en tanto, el debate empezó a tomar un tono beligerante por lo que el Gobierno llamó a evitar los discursos de odio.

«Igual de beligerante que vamos a ser en la defensa de nuestras fronteras lo vamos a ser en la repulsa de los discursos de odio», advirtió Grande-Marlaska.

Este llamamiento del Gobierno de España hace referencia de forma velada a las declaraciones del líder del partido ultraderechista Vox, Santiago Abascal, que calificó a los migrantes llegados a Ceuta como «asaltantes».Télam.

Compartir: