Esperan que otras disciplinas brinden nuevos estudios sobre especie parecida a la mandioca

728

Asunción, IP.- La investigadora botánica, Juana De Egea,  dijo que con el descubrimiento de la especie de planta parecida a la mandioca, quieren despertar el interés de otras disciplinas de la ciencia que puedan brindar nuevos estudios sobre la misma.

En contacto con Radio Nacional del Paraguay contó que el hallazgo se dio en el marco de una investigación, financiada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) a través del programa Pro-Ciencia.

“Con nuestro equipo de trabajo estábamos haciendo una investigación sobre las plantas que son parientes silvestres de especies cultivadas. Nuestro interés era conocer qué especies silvestres tenemos en la flora paraguaya que sean cercanos de las especies cultivadas, ya que éstas tienen la capacidad de servir de donantes de genes importantes para el mejoramiento de los cultivos”, comentó.

Dijo que pudieron estudiar estos elementos de la flora que no se conocen mucho pero que son muy relevantes para la alimentación.

En Paraguay hay 15 especies de mandioca silvestre, que no se consumen como la mandioca que no conocemos.

“Estuvimos estudiando varios grupos y encontramos una nueva especie, y que pasó totalmente desapercibida antes y con este descubrimiento lo que hicimos fue darle nombre, clasificarle dentro del grupo de las mandiocas y describirle”, manifestó al tiempo de indicar que todo ese proceso fue publicado en una revista botánica.

Según De Egea la flor y el fruto de esta planta, al que denominaron manihot takape, es igual a la mandioca que conocemos.

“Las hojas y el porte de la planta son diferentes, pero tenemos en común el hecho de que forma estos tubérculos subterráneos. Estos son como más globosos, tienen bastante almidón adentro y nosotros no descartamos que sea comestible”, refirió la investigadora.

De Egea aclaró que no saben aún el contenido nutricional de estos tubérculos, si son tóxicos o no, si se puede consumir. Esta especie fue encontrada en una zona muy árida del Chaco, en suelos muy arenosos, un lugar donde llueve poco, “entonces nosotros creemos que esta especie podría  tener características por ejemplo de resistencia a la sequía”.

Por último mencionó que hay muchas cosas que todavía no saben de esta planta, la investigadora mencionó que este descubrimiento es sumamente relevante, no solo para la ciencia paraguaya, sino para el campo general y multidisciplinario relacionado con el mejoramiento de los cultivos.

Compartir: