Estados Unidos y el gobierno de Honduras reconocieron el triunfo de Xiomara Castro

332

Washington.-El gobernante Partido Nacional (PN) de Honduras reconoció el triunfo de la candidata de izquierda Xiomara Castro en las elecciones del domingo pasado, una admisión que la encamina a convertirse en la primera mujer en gobernar el país centroamericano, cuando se complete el lento escrutinio.

El candidato del conservador PN -que gobernó durante 12 años- Nasry Asfura dijo que felicitó personalmente a Castro, esposa del derrocado expresidente Manuel Zelaya (2006-2009), pese a que solo se han contabilizado un poco más de la mitad de los votos.

«Me reuní con Xiomara y toda su familia. Fui a su casa para felicitarla personalmente», dijo Asfura, en un video difundido por su organización.

«La felicito por su triunfo y, como presidenta electa, deseo que Dios la ilumine y la guíe para que en su administración haga lo mejor» para Honduras, agregó, informó la agencia de noticias AFP.

Nasry Asfura Zablah, Candidato del PN, acepta la voluntad del pueblo, reconoce la victoria de Libre en alianza, y mi triunfo como Presidenta electa de HN. ¡Gracias!

Este martes, otros adversarios de la candidata habían reconocido su victoria.

Castro también recibió el saludo del secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, país que ha seguido de cerca los comicios.

El funcionario aseguró que el «pueblo hondureño» tuvo una elección «libre y justa».

«Los felicitamos a ellos y a la presidenta electa Xiomara Castro, y esperamos trabajar juntos para fortalecer las instituciones democráticas, promover el crecimiento económico inclusivo y combatir la corrupción», dijo en un mensaje en Twitter.

Castro, del partido Libertad y Refundación (Libre), suma el 53,41% de los votos.

La sigue de lejos Asfura, con 34,08%, cuando se ha escrutado el 52,57% de los sufragios.

El conteo avanza lento en vista de que el material que falta por ingresar al sistema llega de forma física, mientras que la primera mitad del total ingresó en formato digital, según detalló el Consejo Nacional Electoral (CNE).

La ya casi asegurada llegada de Castro al poder pondrá fin a una hegemonía de 12 años del PN y reemplazará en enero al derechista Juan Orlando Hernández, quien termina su segundo mandato en medio de señalamientos de narcotráfico en Estados Unidos.

Castro, cuyo marido, Zelaya, fue derrocado por una alianza cívico-militar de derecha debido a su acercamiento a la Venezuela de Hugo Chávez, prometió «un gobierno de reconciliación».

El secretario del Partido Nacional, Kilvett Bertrand, dijo que «con la cabeza adelante y erguida» el PN seguirá «trabajando fuerte y desde la oposición, para cuidar la democracia» del país.

Para la misión de observación de la Unión Europea (UE), los comicios se realizaron en un ambiente de calma, pese a los temores previos de posibles enfrentamientos, ante la posibilidad de que una de las partes rechazara los resultados.

«La jornada electoral transcurrió con calma. Los votantes acudieron en gran número mostrando fuerte compromiso por la democracia», dijo la misión en su informe.

Sin embargo los comicios se caracterizaron «por una gestión muy politizada, unos niveles de violencia política sin precedentes y el evidente abuso de recursos del Estado durante la campaña», según leyó Zeljana Zovko, líder de la misión.

Recordó que «al menos seis alcaldes, candidatos y activistas fueron asesinados en las semanas previas a las elecciones».

La UE, que tuvo 78 observadores en el terreno, detectó que los medios estatales favorecieron abiertamente al candidato de gobierno, mientras que en las redes sociales fueron evidentes la desinformación y el contenido violento sobre los candidatos.

En estas elecciones generales, Libre también se hizo con las alcaldías de las dos mayores ciudades del país, Tegucigalpa, la capital, y San Pedro Sula. Los candidatos oficialistas en esos comicios ya reconocieron también su derrota.

Aún falta definir la distribución del Parlamento, de 128 diputados, aunque las proyecciones indican que la mayoría la tendrá Libre.

Castro promueve un «socialismo democrático», lo que le ha valido ser acusada de «comunista» por sus adversarios. Ya ha recibido las felicitaciones de Cuba, Venezuela y Nicaragua.Télam.

Compartir: