Guerra Rusia-Ucrania: así reaccionaron los países latinoamericanos ante el ataque ordenado por Vladimir Putin

541

Buenos Aires.-Los gobiernos de la región manifestaron sus posturas luego de que el mandatario ruso iniciara una invasión a su vecino país.

Tropas rusas lanzaron este jueves un ataque masivo sobre Ucrania, tras un breve anuncio previo del presidente de ese país, Vladimir Putin. El mandatario de Ucrania, Volodimir Zelensky, declaró la ley marcial y dijo que Rusia había atacado infraestructura militar ucraniana. Instó a los ucranianos a quedarse en casa y no entrar en pánico.

En América Latina las aguas están divididas dado que el conflicto pone de manifiesto las alianzas que Putin ha tejido con varios gobiernos de la región.

Este jueves, los primeros gobiernos en pronunciarse fueron los de Ecuador y México. El canciller ecuatoriano, Juan Carlos Holguin, manifestó en Twitter: “Esta madrugada hemos estado en continúa comunicación con nuestros compatriotas en Ucrania, a fin de brindarles opciones de traslado interno y hacia el exterior. La situación ha cambiado en cuestión de horas. Rechazamos todo acto bélico que pone en alerta a la población civil”, se limitó a expresar.

Por su parte, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana (SRE), Marcelo Ebrard Casaubon, señaló que México rechaza el uso de la fuerza bélica. A través de su cuenta de Twitter, hizo un llamado a ambos países a encontrar una salida pacífica, por lo que se colaborará con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para encontrar un espacio de diálogo.

“México rechaza el uso de la fuerza, reitera su llamado a una salida política al conflicto en Ucrania y respalda al Secretario General de la ONU en pro de la paz. Trabajamos con otros países para encontrar un espacio de diálogo”, manifestó.

Asimismo, en otro tuit aseguró que la SRE se mantiene en comunicación con la Embajada de México en Kiev, donde los diplomáticos mexicanos se reportan “bien” y atentos para una “protección” consular para las familias de connacionales.

Otro de los gobiernos que se expresó este jueves fue el de Argentina. La portavoz del Ejecutivo de Alberto Fernández, Gabriela Cerruti, leyó un comunicado de la Cancillería en el que expresa la posición del país frente a la invasión rusa a Ucrania.

“La República Argentina, fiel a los principios más esenciales de la convivencia internacional, hace su más firme rechazo al uso de la fuerza armada y lamenta profundamente la escalada de la situación generada en Ucrania. Las soluciones justas y duraderas sólo se alcanzan por medio del diálogo y compromisos mutuos que aseguren la esencial convivencia pacífica. Por ello llama a la Federación de Rusia a cesar las acciones militares en Ucrania”, instó.

Y agregó: “Reitera la necesidad del pleno apego a todos los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas, sin ambigüedades ni dando preeminencia a unos sobre otros, con pleno respeto del derecho internacional, a la soberanía de los estados y su integridad territorial, la solución pacífica de las controversias y el pleno y profundo respeto por los derechos humanos”.

Por último, indicó: “Reafirma su compromiso y confianza en que puedan activarse para ello todos los mecanismos de la comunidad internacional, con activa participación de las Naciones Unidas. La intensificación de los vientos de guerra dificulta gravemente el objetivo impostergable de preservar la vida, es imprescindible que todos los involucrados actúen con la mayor prudencia y desescalar ya mismo el conflicto en todas sus aristas para garantizar la paz y la seguridad integral de todas las naciones”.

Por su parte, el gobierno peruano indicó en un comunicado: “El Perú manifiesta su profunda preocupación por la evolución de los acontecimientos en Ucrania, rechaza el uso de la fuerza y reitera su llamado a cesar todas las hostilidades y violaciones al alto al fuego en Ucrania”.

Y acotó: “Reafirmamos nuestra convicción de que la paz y la seguridad internacionales conllevan la obligación imperativa de encontrar soluciones a los conflictos a través de medios pacíficos, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional”.

El miércoles, otros países de la región se habían manifestado en torno al aumento de las tensiones en Ucrania, como los regímenes de Venezuela y Cuba, que apoyaron a Vladimir Putin.

El dirigente ruso obtuvo el contundente respaldo de Venezuela. El dictador Nicolás Maduro apuntó contra Estados Unidos y en un tuit repudió “los planes perversos que pretenden rodear militar y estratégicamente a Rusia”. Consideró además que esa nación “saldrá unida y victoriosa de esta batalla, con la admiración de los pueblos valientes del mundo”.

Cuba también se alineó con Putin al señalar que Washington “lleva semanas amenazando a Rusia y manipulando a la comunidad internacional sobre los peligros de una ‘inminente invasión masiva’ a Ucrania”. Cuestionó además al gobierno de Joe Biden por haber suministrado armas y tecnología militar a Ucrania, haber desplegado tropas en varios países de la región y aplicado “sanciones unilaterales e injustas” al gobierno ruso.

Por su parte, la cancillería de Uruguay cuestionó el accionar de Rusia tras el reconocimiento de dos regiones separatistas en Ucrania por parte de ese país y el desplazamiento de efectivos militares “en violación de los principios de la Carta de las Naciones Unidas”, tras lo cual alertó que estos hechos ponen en riesgo la estabilidad regional.

La cancillería uruguaya indicó además que la Resolución 2202 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas permite la aplicación de los acuerdos de Minsk conducentes a una solución pacífica y duradera del conflicto. “La solución que se alcance debe respetar la soberanía, la independencia y la integridad territorial de Ucrania”, recalcó.

A su vez, el gobierno del presidente brasileño Jair Bolsonaro también abogó el miércoles por establecer canales de diálogo para resolver la crisis y el respeto a los principios de la Carta de las Naciones Unidas.

El Ejecutivo brasileño señaló asimismo que la solución negociada podría basarse en los Acuerdos de Minsk y debe tener en cuenta “los legítimos intereses de seguridad de Rusia y Ucrania”, al acotar su postura luego de haber rechazado recientemente críticas de Estados Unidos al reciente viaje a Moscú en medio de la escalada del conflicto.Infobae.

Compartir: