Inicia este domingo la Asamblea Mundial de la Salud para abordar un tratado para futuras pandemias

405

Ginebra.- La Asamblea Mundial de la Salud, órgano supremo de decisión de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se reunirá a partir del domingo para debatir temas como la creación de un tratado para futuras pandemias.

El referido tratado ha sido cuestionado por razones distintas tanto por sectores conservadores como organizaciones humanitarias, en un foro en el que Rusia ya adelantó que «participará activamente» y en el que se espera se presente una condena a los ataques a hospitales durante la guerra en Ucrania.

Las delegaciones de los 194 Estados miembros de la agencia de la ONU se reunirán por una semana en Ginebra, en el primer encuentro de alto nivel de autoridades sanitarias que se realiza de forma presencial desde el inicio de la emergencia por el coronavirus.

La agenda incluye formalidades como la reelección de Tedros Adhanom Ghebreyesuscomo máxima autoridad, algo que quedó confirmado en octubre del año pasado cuando fue oficializado como único candidato al puesto gracias al apoyo de 28 países, la gran mayoría europeos.

Grandes potencias como Estados Unidos, China, Reino Unido y Rusia no dieron explícitamente su visto bueno a la nominación de Tedros, en medio de distintos roces con la OMS alrededor de su rol frente a la lucha global contra la Covid-19 y el origen del virus.

El director general, primer africano en presidir la agencia, tampoco recibió el respaldo de su Etiopía natal, hecho atribuido a las críticas al Gobierno por su actuación en el conflicto aún vigente con los rebeldes de la región de Tigré, de donde es originario.

Un punto saliente de la asamblea será votar el plan para aumentar la contribución económica que los gobiernos hacen a la OMS: actualmente esos fondos (llamados contribuciones señaladas) cubren el 16% del presupuesto del organismo y la idea es incrementarlos gradualmente hasta que representen el 50% para 2030.

Nuevo tratado para futuras pandemias

Pero el ítem más divisorio de la agenda es el debate sobre un nuevo tratado para futuras pandemias, un instrumento legal que genere obligaciones a los Estados miembros y evite que se repitan los problemas que expuso el coronavirus.

Aunque la idea polariza a los países, parte del consenso sobre lo mal preparado que demostró estar el planeta para enfrentar situaciones como las que vive ahora con la Covid-19: desde el hecho de que no se pudo evitar que un pequeño brote focalizado se convirtiera en una pandemia, hasta el acceso desigual a las vacunas que permitió la mutación del virus, como ocurrió con la variante Ómicron.

El contenido del tratado, que incluso podría tomar la forma de no vinculante, todavía está en discusión y su aprobación tampoco será tema de esta asamblea: pero sí se espera que se presenten las recomendaciones y se escuchen propuestas alternativas, como la de Estados Unidos, que en lugar de crear un nuevo acuerdo prefiere enmendar el Reglamento Sanitario Internacional, el único instrumento legal que tiene la OMS para actuar como vigilante del sistema sanitario mundial y que fue revisado por última vez en 2005 ante la epidemia de síndrome respiratorio agudo grave (SARS).

Aunque no se conocen los detalles, tanto la Casa Blanca como la Unión Europea (UE) indicaron que las reformas principales a las que apunta el nuevo texto es a mejorar el sistema de alertas ante la aparición de un virus, un mayor financiamiento en investigación y un mejor intercambio de secuencias genéticas. Télam

Compartir: