Instituciones coordinan acciones para enfrentar el tráfico de drogas y el comercio ilegal

298

Asunción, Paraguay, Agencia IP.- Una reunión interinstitucional que apunta a mejorar los controles de contenedores y los vuelos no comerciales en el marco de la lucha contra las drogas y el comercio ilícito se realizó en la sede de la Dirección Nacional de Aduanas (DNA).

En la ocasión en que el titular de la DNA, Julio Fernández, anunció la compra de dos nuevos escáneres y el  ministro del Interior, Arnaldo Giuzzio informó sobre la adquisición de dos radares. Los cuatro equipos podrían estar funcionando para fines del presente año según anunciaron las autoridades.

“En un año pandémico como el 2020 el Paraguay ha exportado mercancías en 40.000 contenedores y el desafío que tenemos es el de equilibrar los controles con la facilitación del comercio”, manifestó el director de Aduanas.

Dijo que además, se prevé un tráfico de 1.200 camiones que ingresaran desde Brasil una vez que esté totalmente listo el corredor bioceánico, lo que exigirá de controles. Para realizar con éxito el trabajo necesitamos de toda la tecnología, del trabajo interinstitucional interno y de la colaboración internacional.

“Estamos trabajando planeando las operaciones conjuntas y las inversiones necesarias. Este es un trabajo que solamente puede hacerse en forma conjunta”, resaltó.

Agregó que Aduanas tiene previsto la compra y puesta en funcionamiento de dos nuevos escáneres hacia fines del presente ejercicio y que también está en marcha la obtención de otros dos escáneres en carácter de donación.

Explicó que Aduanas forma parte del Programa Global de Control de Contenedores que llevan adelante e la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito, y la Organización Mundial Aduanera, de la que forman parte 100 países y 5 organizaciones internacionales coordinando tareas e intercambiando información en la lucha contra el comercio ilícito.

Agregó que Paraguay también formará parte del Proyecto Colibrí de la Organización Mundial de Aduanas (OMA) y la Unión Europea (UE) que se unieron para enfrentar el desafío representado por el crimen organizado en América Latina y el Caribe, África Occidental y Central. El proyecto Colibri es implementado en el marco del Programa de la Ruta de la Cocaína financiado por la UE y está dirigido específicamente a combatir el tráfico de cocaína y otros ilícitos en el marco de la actividad desarrollada por la aviación no comercial.

“Los tres grandes objetivos del proyecto son: 1) El fortalecimiento de las capacidades de las administraciones nacionales mediante la formación de formadores y tutorías 2) La creación de una base de datos mundial para los actores operativos dedicada a la aviación general y de un geoportal que permitirá integrar informaciones técnicas y dinámicas 3) Organización de operaciones internacionales coordinadas en el control de la aviación privada de negocios y de placer”, dijo Fernández.

El ministro del interior, Arnaldo Giuzzio, dijo que el desafío que se enfrenta es el de disminuir la vulnerabilidad del país en materia de narcotráfico y comercio ilegal. Aclaró que el gobierno tiene presupuestado la adquisición de dos radares que serán ubicados en lugares estratégicos, y dentro del plan este año se quiere proponer la compra de dos más para cubrir la mayor extensión posible de territorio.

Compartir: