Itaipu aumenta producción para mejorar navegabilidad del río sin abrir compuertas

305

Asunción, Agencia IP. – Sin necesidad de abrir las compuertas del vertedero, desde el pasado lunes, la Itaipu comenzó a aumentar la producción de energía para garantizar el mayor flujo de agua y permitir, que el Paraguay exporte al mercado internacional, por vía fluvial unas 100 mil toneladas de soja, que se encontraban varadas en silos, almacenes y barcazas.

La solicitud para que la Central Hidroeléctrica de Itaipu aumente el caudal de descarga, fue hecha por la Cancillería Nacional directamente al Gobierno brasileño, con la participación del Ministerio de Minas y Energía, la Eletrobras, la Agencia Nacional del Agua y el Operador Nacional del Sistema Eléctrico (ONS) del vecino país.

El grupo negociador por Paraguay estuvo integrado por representantes de Itaipu, los Ministerios de Obras Públicas, del Ambiente, la Marina Mercante, la Administración Nacional de Navegación y Puertos, Yacyretá y de la Comisión Mixta del Río Paraná (Comip), bajo la coordinación de la Cancillería.

De acuerdo con lo informado por la Dirección Técnica, Margen Derecha, esta vez no es necesaria la apertura del vertedero, puesto que la medida solo prevé un aumento en la producción de energía. Con más agua turbinada se obtendrá un mayor caudal aguas abajo del río Paraná.

El programa de operaciones que se inició el pasado lunes 3, se extenderá hasta el 16 de agosto, totalizando 13 días de operación. De lunes a viernes, habrá 7.500 metros cúbicos de agua por segundo (m³/s); y, los fines de semana, será de 7.100 m³/s, lo que representa un incremento de 1,000 m³/s en relación con el volumen actual.

Con esta nueva “ventana de agua” se estaría logrando un respiro interesante a la economía nacional, afectada por estos tiempos de pandemia, permitiendo la salida de los productos nacionales, generando así una cadena de pagos con beneficios difundidos.

La primera operación llevada a cabo por Itaipu, fue realizada entre el 18 y el 29 de mayo, con la apertura controlada del vertedero, lo cual aumentó el nivel del río Paraná permitiendo el manejo de 170 barcazas cargadas de soja que estaban aguardando un mayor caudal para poder navegar. La medida permitió el flujo y el acceso a los puertos argentinos y uruguayos.

En el procedimiento hubo menos vertimiento que lo previsto inicialmente, porque la usina aprovechó la oportunidad para aumentar la producción de energía de 170.000 MWh a 210.000 MWh diarios en el periodo de la operación especial.

Compartir: