Las inundaciones en Ecuador ya dejaron cuatro muertos

Quito.-Las fuertes lluvias y tormentas eléctricas que aquejan a las distintas regiones del Ecuador mantienen a varias poblaciones viviendo entre las aguas. Mientras que los daños materiales incluyen vías cerradas, puentes destruidos, casas inundadas y otras pérdidas para las familias, el invernal ya cuenta cuatro personas fallecidas como resultado de un aluvión sucedido el último martes en Pallatanga, en la sierra central de Ecuador a 294 kilómetros de Quito.

El comandante del Cuerpo de Bomberos de Pallatanga, Carlos Gómez, contó a la prensa local que la lluvia que cayó sobre el sector duró alrededor de doce horas y que no se había registrado una precipitación de tal intensidad.

Las inundaciones causadas por la lluvia provocaron que se formara una masa de lodo, árboles, tierra y otros materiales que arrasaron con todo a su paso. Cuatro personas de una misma familia murieron, entre ellos dos menores de edad.

Según informó Gómez, hubo vehículos que fueron arrastrados por el aluvión y una vivienda quedó completamente destruida. Otras diez casas también sufrieron afectaciones. Para atender la emergencia el Comité de Operaciones cantonal y el cuerpo de Bomberos coordinaron acciones que permitieran ayudar a las víctimas.

A pesar de ello, Gómez indicó que en el Cuerpo de Bomberos apenas son cinco personas, un paramédico y él, según recogió El Universo.

En la costa del Ecuador, también se registró esta madrugada una intensa tormenta eléctrica que se suma a las lluvias que iniciaron la tarde del lunes. La tormenta eléctrica cayó sobre Guayaquil y otros sectores aledaños como Durán, donde las calles aún están inundadas.

Los moradores de ese sector han tenido que lidiar con el agua estancada que les impide trasladarse desde sus viviendas a otros puntos.

Según reportó el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inhami), se ha previsto para la región costa temperaturas anómalas y fuertes lluvias. No obstante, el temporal es más intenso de lo esperado. Para este mes, la entidad esperaba precipitaciones de alrededor de 49.6 milímetros de agua, pero hasta ahora se cuenta el triple: 154 milímetros.

Las predicciones del instituto aseguran que desde este miércoles las lluvias y lloviznas que puedan suceder tendrán menor intensidad que en días anteriores.

A 130 kilómetros de Guayaquil, en la península de Santa Elena, los habitantes aún siguen enfrentando los estragos invernales.

Las lluvias no se han detenido por dos días y hay zonas con tal nivel de inundaciones que el cantón Salinas fue declarado en Emergencia por el Comité de Operaciones de Emergencia, esto permitirá destinar recursos para atender a los damnificados, según indicó el alcalde, Luis Segovia.

En Colinas de Salinas, los habitantes tuvieron que dormir sobre un paso lateral porque las casas del sector están inundadas. En esa zona viven unas 150 familias que, ante la falta de posibilidades para detener las inundaciones, decidieron cerrar un tramo de la carretera para pedir ayuda urgente.

Varias comunidades de la región sur del Ecuador, específicamente en las provincias de Loja y El Oro, han sufrido daños causados por las fuertes lluvias sucedidas el último fin de semana que provocaron el desbordamiento de al menos dos ríos que riegan esa zona.

Las afectaciones incluyen carreteras inhabilitadas, daños en puentes, cultivos, así como inundaciones en negocios y viviendas. Según información publicada por El Universo, los ríos Ambocas y Pindo se desbordaron.

Por ejemplo, en el río Ambocas, las lluvias causaron un deslizamiento de tierra, barro y otros materiales que generaron que el agua de ese caudal se estancara en el barrio Chunchi de Portovelo. El agua que se acumuló volvió a correr con fuerza y arrasó “con todo a su paso”, de acuerdo con el medio local.Infobae.