Leo Messi se queda en el FC Barcelona

245

Barcelona.-La decisión ya está tomada. Leo Messi se queda en el Barcelona, una opción con la que evitará ir a juicio contra la entidad.

«Jamás iría a juicio contra el club de mi vida, por eso me voy a quedar en el Barcelona», aseguraba el astro argentino en una entrevista que ha concedido a Goal en su domicilio de Castelldefels para ofrecer su versión de los últimos días.

Al preguntarle los motivos de su decisión, Messi decidió irse «porque después de la derrota de Lisboa fue muy duro. Sabíamos que era un rival muy difícil, pero no que íbamos a terminar de esa manera, dando esa imagen tan pobre para el club y para el barcelonismo. Dimos muy mala imagen. Estaba mal, no tenía ganas de nada. Quería que fuera pasando el tiempo para después salir a aclarar todo». Pero finalmente el futbolista ha decidido acabar con su contrato, por lo que continuará jugando en el Barça hasta el 2021.

Desde la histórica derrota del conjunto blaugrana frente al Bayern Múnich en Liga de Campeones hasta la fecha del anuncio, 4 de septiembre, han pasado 21 días. Esta derrota desataría una tormenta en Can Barça y pondría a Messi cerca de la puerta de salida. Una decisión alimentada desde hace años por los recientes tropiezos del equipo catalán en competición europea y la cada vez más tensa relación entre el astro de Rosario y la directiva de la entidad.

La decisión del nuevo entrenador del Barcelona, Ronald Koemann, de prescindir de Luis Suárez y el trato que recibió el uruguayo por parte del club fueron la gota que colmó el vaso. El 25 de agosto, Messi mandaría un burofax a las oficinas del Camp Nou en el que decía que tenía la intención de dejar el equipo en que había pasado los últimos 20 años. «El burofax fue para hacerlo oficial de alguna manera», comenta el futbolista.

Entonces, comenzó la polémica. Los seguidores se manifestaban frente al Camp Nou y el presidente de la entidad decía que él abandonaría su cargo si con ello Messi se quedaba. De fondo, el problema del contrato. Messi pedía irse gratis, algo a lo que tenía derecho al final de la temporada, en una fecha cercana al 10 de junio. El coronavirus retrasó el fin de la campaña y esa fecha pasó, por lo que el Barcelona exigía el pago de los 700 millones de la cláusula de rescisión del contrato.

«Se lo dije al presidente y bueno, el presidente siempre dijo que yo al final de temporada podía decidir si me quería ir o si me quería quedar y al final no terminó cumpliendo su palabra», confirma el argentino en Goal.Sputnik.

Compartir: