Luego de 32 años, familia de paraguayos retorna al país

765

Asunción, IP.– Una familia de paraguayos retornó al país procedente de la República Bolivariana de Venezuela, mediante la ayuda gubernamental otorgada por el Estado Paraguayo, a través de la Secretaría de Desarrollo para Repatriados y Refugiados Connacionales (Sederrec).

Se trata de Anastacio Sanguina Gimenez de 57 años de edad, quien llegó acompañado de su esposa Angela Ann Victa Antonia de 53 años y sus dos hijos de 17 y 12 años de edad respectivamente.

Anastacio decide viajar en noviembre de 1982 al país caribeño, por cuestiones laborales ya que en ese entonces era empleado en una importante empresa automotriz en el país y a través de esto le ofrecen ir a trabaja a Venezuela.

Allí comienza forjar en base a trabajo un futuro mejor, durante los primeros años Anastacio se dedicó al comercio, continuo sus estudios y capacitaciones, obteniendo el titulo como Técnico Superior de Programas, posteriormente en 1987 pudo emprender su propia empresa de transporte terrestre de pasajeros con 5 unidades de vehículos a su cargo, lo que le permitió tener un buen pasar económico por muchos años, hasta que por la recesión económica que golpea a toda Venezuela decide cerrar su negocio en el 2010 ya que solo le generaba gastos y pérdidas.

“Desde hace ese momento solo realizaba trabajos esporádicos y muy discontinuos que no me permitía mantener los gastos mensuales para seguir sobreviviendo con mi familia sumado a los problemas de salud que padezco desde hace 3 años”, manifestó el compatriota tras su llegada.

Ante estas circunstancias, él y su familia decidieron solicitar el apoyo para poder retornar al país a la Secretaría de Repatriados. Una vez cumplido con todos los trámites necesarios y constatación de la situación de los mismos, en coordinación con la Embajada Paraguaya en Venezuela, se concretó la repatriación de esta familia, que se produjo a las 22:35 en el aeropuerto internacional Silvio Pettirossi donde fueron recibidos por sus familiares y funcionarios de la Sederrec.

Compartir: