Más de 80 comunidades indígenas ya son beneficiadas con agua potable en el Chaco

558

Asunción, Agencia IP.- Con la llegada del acueducto al Chaco paraguayo, un total de 87 comunidades indígenas ya se aseguran la provisión para el consumo y uso del agua potable. La obra continúa extendiéndose para transformar la mayor cantidad de comunidades chaqueñas.

La planta de tratamiento ubicada en Puerto Casado, departamento de Alto Paraguay, es donde el agua tratada se bombea a lo largo de aproximadamente 520 kilómetros para luego arribar a las ciudades tan distantes como Loma Plata, Filadelfia, Neuland y Mariscal Estigarribia.

El acueducto consta de una toma de agua cruda, es decir, se capta el agua en su estado natural desde el río Paraguay en Puerto Casado y a partir de allí se han estructurado cuatro etapas, según mencionó el ingeniero Pablo Adorno Responsable de la Coordinación del agua potable de Saneamiento del MOPC.

“Es una longitud bastante importante. En todo Sudamérica no hay un acueducto con esa longitud, eso representó todo un desafío para la ingeniería hidráulica y de saneamiento”, destacó Adorno en entrevista con Radio Nacional del Paraguay.

La primera etapa va de Puerto Casado hasta Loma Plata. Allí se cuenta con dos tanques de reservorio de 1.250.000 litros cada uno, y desde allí se inicia la expansión de las obras a todo el Chaco.

La segunda etapa abarca desde Loma Plata hasta Filadelfia, en donde también se cuenta con otros dos tanques de reservorio de un millón de litros, así como también, una sala de cloración y una sala de bombas.

Desde Loma Plata se distribuye hacia la comunidad de Lolita, en un total de 522 kilómetros de acueducto.

Dentro de la tercera etapa del acueducto se tuvo la construcción de 31 tanques elevados con sistema de válvula de piloto altitud, es decir, se van llenando automáticamente para que todo el sistema funcione.

La cuarta y última etapa del acueducto, fue el de Filadelfia hasta Mariscal Estigarribia, en el que se realizó la habilitación el pasado lunes 13 de junio, con la presencia del presidente de la República, Mario Abdo Benítez.

Esta cuarta etapa abarca unos 82 kilómetros de longitud y en su recorrido abastece a dos comunidades indígenas una de Santa Teresita y otra de Laguna Negra.

«La de Laguna Negra cuenta con un ramal de 82 kilómetros, al costado de la ruta 9 y otros ramales de 13 kilómetros de acueducto con dos tanques de reservorio comunitario y lo mismo para Santa Teresita», explicó Adorno.

El ingeniero también destacó que agua del acueducto llegó a Loma Plata el 25 de julio del 2020, en plena pandemia y que coincidentemente el agua llegó en una época de sequía muy fuerte en el Chaco y el acueducto pudo ayudar a mitigar un poco.

En total, esta obra posee una inversión total de 118 millones de dólares, financiado con una donación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), de España de 60 millones de dólares, con la contrapartida local. Igualmente se realizó un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo por unos 20 millones de dólares.

Compartir: