Masacre en el Congo: un grupo rebelde asesinó a 300 personas

372

Kinsasa.-“Alrededor de 300″ personas murieron en un ataque contra aldeanos en el este de la República Democrática del Congo la semana pasada atribuido al grupo rebelde M23, dijo el ministro de Industria, Julien Paluku.

El ejército acusó primero a los insurgentes del M23 de matar al menos a 50 civiles en la aldea de Kishishe, en la provincia oriental de Kivu del Norte del país, antes de que el gobierno elevara el número de muertos a más de 100.

El grupo rebelde ha rechazado las acusaciones de masacre y dice que ocho civiles fueron asesinados en la aldea el 29 de noviembre, atribuyendo sus muertes a “balas perdidas”.

Paluku y el portavoz del gobierno, Patrick Muyaya, presentaron las nuevas cifras de la ola de asesinatos durante una rueda de prensa el lunes, citando datos recopilados por la sociedad civil y una “organización que agrupa a todas las comunidades” de la región.

“Cada comunidad ha podido registrar a las personas que murieron a causa de las unidades en Kishishe y sus alrededores”, dijo Paluku, quien fue gobernador de la provincia de Kivu del Norte de 2007 a 2019.

“Solo una comunidad tiene más de 105 muertes”, agregó.

“Estamos viendo alrededor de 300 muertes” de “personas que se sabe que son habitantes regulares de Kishishe, que no tienen nada que ver con las FDLR [hutus de las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda] y ninguna conexión con los mai-mai”, un grupo de milicias comunitarias, dijo Paluku.

Todas las muertes fueron civiles y se cree que al menos 17 eran niños, dijeron.

Muyaya agregó que era difícil desglosar los datos en su totalidad dado que el área estaba “bajo ocupación del M23″.

El movimiento 23 de marzo, o M23, es un grupo rebelde tutsi predominantemente congoleño que estuvo inactivo durante años.

Volvió a tomar las armas en noviembre del año pasado y en junio se apoderó de la ciudad de Bunagana, en la frontera con Uganda.

Después de un breve período de calma, volvió a la ofensiva en octubre.

Kinshasa acusa a su vecino más pequeño, Ruanda, de brindar apoyo al M23, algo que expertos de la ONU y funcionarios estadounidenses también han señalado en los últimos meses.

Kigali niega el cargo y ha acusado a Kinshasa de colusión con las FDLR, un antiguo grupo rebelde ruandés hutu establecido en la República Democrática del Congo tras el genocidio de la comunidad tutsi en 1994 en Ruanda.Infobae.

Compartir: