MDS destaca que el 82% de titulares de programas sociales son mujeres

442

Asunción, Paraguay, Agencia IP.- En Paraguay, un alto porcentaje de mujeres son jefas de hogar y ostentan la titularidad de derecho de los programas de protección social impulsados por el Ministerio de Desarrollo Social (MDS), que representan el 82% de los beneficiarios.

Las mismas son el sostén de sus familias y líderes en su comunidad, calificadas por la cartera de Estado como madres de los programas sociales del MDS, multifacéticas, emprendedoras, y jefas de hogar.

Para evidenciar la labor cotidiana que realizan en beneficio de su familia y comunidad, un equipo del MDS llegó hasta el domicilio de Justina Delvalle, oriunda de Laguna Ytapé, en el departamento de Paraguarí, que es una de esas mujeres luchadoras, que tuvo la oportunidad de dar a conocer su testimonio.

La Kuña guapa no teme a los desafíos diarios

Como toda kuña guapa Justina nos recibe con la energía y alegría de las mujeres sencillas y trabajadoras que forman parte de los programas sociales del MDS. Su semblante refleja la fuerza genuina de la madre líder que no teme a los desafíos que debe enfrentar diariamente, sostiene la cartera de Estado.

Tanto es así que hace años forma parte de la lista de participantes de la protección social. Se inició en Tekoporã accediendo a las transferencias monetarias y ahora recibe el apoyo del programa Tenonderã, ya en carácter de emprendedora.

Fue un paso muy importante, significó seguir creciendo, así nos hizo saber en esta amena conversación donde puso de manifiesto la alegría que le produce contar hoy con un emprendimiento propio.

“Soy egresada de Tekoporã y actualmente formo parte del programa Tenonderã, a través del cual accedí al capital semilla para iniciar un emprendimiento. Recibí capacitación y ayuda para planificar este trabajo, empecé con la cría de cerdos, sólo con 2 y ahora ya tengo más de 18” nos dice satisfecha por el logro.

El crecimiento de un negocio como la cría de cerdos lleva su tiempo; Justina relata que en una primera etapa se dedicó a la cría, luego a la faena y venta para seguir acrecentando así el número de animales.

En cuanto a la ganancia refirió que la venta en principio le ayudaba a mejorar su canasta familiar, comprar variedad de productos para alimentar a sus hijos, pero a medida que avanzaba aumentaron los ingresos permitiéndole también realizar mejoras en su casa.

Justina es consciente que los recursos que recibe por parte del Estado la ayudan en su bienestar, pero también depende exclusivamente del trabajo diario para salir adelante. Así recalca cuando nos dice que todo su esfuerzo se concentra además en invertir en la educación de sus hijos.

“Tenonderã no solo me dio la oportunidad de trabajar en lo que me gusta, sino también de quedarme en mi casa, más todavía por la pandemia, porque mis hijos estudian en casa y así yo los miro y también les ayudo con la carga de saldo para su internet, ellos necesitan para sus clases, por lo que representa un gasto más para nosotros, afirma.

Al igual que muchas mujeres del programa, Justina tiene más de un rol, jefa de hogar, emprendedora y madre. El de Madre, ese que no pesa y sobrepasa los límites de la capacidad humana, ese amor que no espera retribución y se manifiesta en el bienestar absoluto de cada uno de sus hijos, Justina es el fiel reflejo del espíritu universal que las mimetiza, haciéndolas únicas e irrepetibles.

Compartir: