Novenario de Caacupé: “Seamos vacunas, no virus que enferman más a la comunidad”

425

Asunción, Agencia IP.- En el cuarto día del novenario a la Virgen de Caacupé, el obispo de Encarnación, monseñor Javier Francisco Pistilli apeló al uso correcto de las redes sociales y los espacios de opinión. “Seamos vacunas, no virus que enferman más a la comunidad”, expresó.

En la misa que tenía como tema «La Iglesia, cuerpo de  Cristo-pueblo de Dios», el religioso reflexionó sobre el compromiso de la sociedad en la edificación del bien desde la caridad.

Asimismo hizo un llamado al uso correcto de las redes sociales y los espacios de opinión. “Seamos vacunas, no virus que enferman más a la comunidad. Ser vacunas significa que conocemos el mal pero somos capaces de neutralizar y fortalecer la salud de nuestra gente”, expresó Pistilli.

También agregó que “no necesitamos que nos recuerden todo el tiempo lo mal que estamos para que algunos se sientan bien y dijeron que estaba mal, estos son como el vinagre o peor como el amargo veneno de los que se auto complacen de ver siempre lo malo  y así se sienten importantes”.

Mencionó que el compromiso del cristiano es ser sal de la tierra, ser fermento en la masa, ser luz de la tierra.

En ese sentido, recordó que como pueblo de Dios debemos cuidar la unidad en la fe, en la esperanza y en la caridad. Por ello, clero, consagrados y laicos deben caminar juntos para hacer realidad cada uno su compromiso.

Asimismo invitó a superar algunos vicios que frenan y confunden la vida de una comunidad cristiana comprometida con la santificación del mundo. Sobre el punto, enfatizó en que  la autoridad debe ser servicio y no poder.

En esa misma línea, habló de la necesidad de enriquecer la comunidad con la responsabilidad compartida por todos, cada uno en su espacio y su momento en beneficio de la mayoría. “El compromiso en ser todos uno y sumar en la misma misión”, subrayó.

En otra parte de su homilía, el obispo de Encarnación también se refirió a los titulares rimbombantes y a las corrientes de opinión tendenciosas que según dijo, son expresiones de una supuesta superioridad que no colabora a la solución de los males.

“El compromiso no es leer y entusiasmarse, sino pensar, discernir, buscar la verdad y ponerla en práctica”, añadió.

Así también dijo que otro vicio son las soluciones únicas y esas posturas inmaduras de blanco y negro, al tiempo de condenar a los que infunden miedo y hacen que la vida sea más amarga.  Al respecto, exteriorizó en que el miedo agranda los males y promueve la violencia frente a otras maneras de comprender la realidad.

Finalmente condenó a los que apuestan a lo sobrenatural y su contrario, a lo material, cada una de estas tiene variantes pero comparten algo en común que es reducir la religión.

Compartir: