Putin reiteró que Rusia nunca rechazó mantener negociaciones de paz con Ucrania

Nueva Delhi.- El presidente ruso, Vladimir Putin, sostuvo hoy en su intervención ante sus pares del G20 que Moscú nunca se opuso a sostener negociaciones de paz con Kiev y responsabilizó directamente al mandatario ucraniano, Volodimir Zelenski, de impedir el diálogo.

«Rusia nunca ha rechazado las conversaciones de paz con Ucrania, no fue Rusia, sino Ucrania quien anunció públicamente que se retiraba del proceso de negociación», recordó hoy Putin al intervenir en la cumbre virtual del Grupo de los Veinte (G20).

«Más aún, el jefe de Estado (ucraniano) firmó un decreto que prohíbe entablar este tipo de negociaciones con Rusia», subrayó el mandatario ruso, informó la agencia de noticias Sputnik.

Hasta la fecha, Ucrania condicionó el cese de las hostilidades a la recuperación de todos los territorios, incluida Crimea, que fue anexada por Rusia en marzo de 2014.

El conflicto de Ucrania, según el Kremlin, puede avanzar hacia una solución política siempre y cuando se tengan en cuenta la situación de facto y la nueva realidad territorial, en referencia a los territorios que fueron conquistados por Rusia desde su invasión al país vecino en febrero de 2022.

La última ronda de conversaciones entre Moscú y Kiev para lograr un acuerdo que pusiera fin a las hostilidades tuvo lugar el 29 de marzo de 2022 en la ciudad turca de Estambul, y desde entonces los países no volvieron a retomarlas.

Putin también destacó que algunos países se escandalizan por el conflicto en Ucrania, pero no por el «golpe» de 2014, en referencia a las protestas que derivaron en el derrocamiento del presidente ucraniano Viktor Yanukovich.

«La pérdida de vidas humanas no puede dejar de conmocionar, pero el sangriento golpe de Estado en Ucrania en 2014, seguido de la guerra del régimen de Kiev contra su propio pueblo en Donbass, ¿no es chocante?», interpeló el mandatario ruso.

«Y el exterminio de civiles en Palestina, ¿no es chocante? Y el hecho de que los médicos tengan que realizar cirugías en niños, operar con un bisturí en el cuerpo de menores sin anestesia, ¿no es chocante?», se preguntó también.

El jefe de Estado ruso volvió a cuestionar por qué no son chocantes las palabras del secretario general de la ONU, António Guterres, acerca de que la Franja de Gaza se ha convertido en «un enorme cementerio infantil».

«Las hostilidades siempre son una tragedia», dijo, al tiempo que subrayó que hay que «pensar en cómo detener esta tragedia».

Por otro lado, Putin señaló que «el estrés colosal que sufre la economía mundial» no se debe a las acciones de Rusia en Ucrania, sino que «es consecuencia directa de las políticas macroeconómicas mal concebidas de algunos Estados» occidentales.

«La inyección de billones de dólares y euros a la economía y al sistema bancario provocó, sin duda, un repunte de la inflación mundial y un fuerte aumento de los precios de los alimentos y la energía», consideró el líder ruso.

«No son nuestras acciones ni nuestros intentos de hacer justicia en Ucrania; no; son las acciones de las principales economías del mundo», indicó.

«Ahora la situación en la economía global, y en el mundo en su conjunto, requiere decisiones colectivas y consensuadas que reflejen la opinión de la abrumadora mayoría de la comunidad internacional, tanto de los países desarrollados como en desarrollo», dijo Putin, citado por la agencia de noticias Tass.

El líder ruso señaló que el mundo vive procesos de transformación.

«Están surgiendo y fortaleciéndose nuevos y poderosos centros de desarrollo económico mundial. Una parte importante de la inversión, el comercio y la actividad de consumo mundiales se están trasladando a las regiones asiáticas, africanas y latinoamericanas, donde vive la mayor parte de la población mundial», agregó.

Asimismo, Putin advirtió que «los problemas se están agravando en el sector financiero internacional, en el ámbito de la energía y la seguridad alimentaria», y llamó la atención a sus colegas del G20 sobre el hecho de que Rusia sigue exportando alimentos.

En el ámbito de seguridad alimentaria, «Rusia cumple todas sus obligaciones y sigue siendo uno de los mayores exportadores de alimentos», afirmó.Télam.