Resaltan importancia de realizarse estudios de mamografía y PAP

317

Asunción, Agencia IP.- Desde el Programa Nacional de Prevención, Detección Precoz y Tratamiento del Cáncer de Cuello Uterino y Mama resaltan la importancia de que las mujeres se realicen anualmente sus estudios para salvar la vida de las personas.

En el bloque “La Salud Primero” que se emite en dúplex por Paraguay TV y Radio Nacional del Paraguay, la doctora Marina Ortega, del mencionado programa dependiente del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, habló acerca de los estudios disponibles, que son fundamentales para la detección precoz de ambas patologías oncológicas y realizar un tratamiento a tiempo para salvar la vida de las pacientes.

“Todas nos merecemos darnos un tiempo y espacio, valorizarnos como mujer, que tenemos una familia, ya que es un ente muy importante en la sociedad. Desde el programa estamos para apoyar, trabajar y siempre estamos del lado del paciente, con debilidades y fortalezas estamos del lado del pueblo”, enfatizó.

Mencionó que este programa realiza alianzas estratégicas con varias dependencias de la cartera sanitaria, de modo a llegar a toda la población femenina.

En ese sentido, comentó que trabajan de forma coordinada con el Programa Ampliado de Inmunizaciones y los colegios para la vacunación contra el VPH (Virus del Papiloma Humano) a niñas de 11 y 12 años; también en las Regiones sanitarias para llegar a todo el país.

Para disminuir esa brecha, se impulsan alianzas estrategias, ya sea para vacunación con el PAI y los colegios, las regiones sanitarias para ejercer las acciones, y la administrativa se depende de la administración central del MSPBS para la liberación de fondos, aunque en el 2020 los fondos fueron de emergencia para el tratamiento del covid, y el programa quedó relegado.

Pese a las dificultades presupuestarias, afirmó que será más económico y rentable invertir en la prevención, en hacer campañas masivas para transmitir educación y conciencia en la ciudadanía, realizar los estudios a la población femenina.

Estudios y tratamiento disponibles

Indicó que desde hace dos años, en todo el país se cuenta con 25 mamógrafos disponibles, que están en pleno funcionamiento, de los cuales, 22 son digitales, una tecnología que brinda eficiencia al diagnóstico.

Además del mamógrafo, se requieren de profesionales capacitados para hacer una lectura correcta del estudio.

En cuanto al tratamiento, mencionó que implican muchas fases, desde que sea un diagnóstico precoz, los medicamentos adecuados, la quimioterapia, la radioterapia.

“Dependerá del estadio y del profesional oncólogo que ha diagnosticado el cáncer. Cuanto más precoz sea hay más posibilidad de una cura. El control debe ser de por vida”, enfatizó.

Expresó que al someterse al control, hoy por hoy se salvan más vidas con el crecimiento de muchas ramas, además el Ministerio ha crecido en cuanto a tecnología de diagnóstico y recursos humanos de calidad distribuidos en el interior del país.

Indicó que el tratamiento es oneroso para el estado, pero que se realizan en el Instituto Nacional del Cáncer, además se cuenta con el apoyo del Instituto de Previsión Social, que brinda una atención a sus aseguradas.

“Hemos crecido en la unión de las fuerzas públicas gubernamentales y privadas para tratar de realizar algunos estudios para diagnosticar más casos de manera precoz. A corto tiempo se podrán dar cifras verdaderas”, recalcó.

Cifras alarmantes

Lamentó que siguen las cifras alarmantes y tras la pandemia, por día, cinco mujeres son diagnosticadas con la enfermedad, pero en cuanto a las muertes registradas, en el 2020 se dieron 450 mujeres defunciones, y hasta agosto del 2021, 145.

La muerte por cáncer de cuello uterino ocupa el primer lugar de causa de mortalidad oncológica, en el 2020, fallecieron 645 mujeres.

Este es un cáncer absolutamente prevenible ligado al virus HPV, no se combate con remedios sino con buenos hábitos, tamizaje de pruebas. Hay vacunas, pero son bajas en vacunación, tampoco hay una importante cantidad de estudios de Papanicolau realizados, aunque desde el  2013 se realice test del VPH para ciertas regiones.

“Todavía no se pueden cerrar los números, los diagnósticos van en aumento, solo si se detectan estadios tempranos se puede hablar de cura”, subrayó.

Modificar los hábitos

Explicó que existen factores que se pueden modificar y otros que no. Entre los no modificables está el factor genético; mientras que entre los que se pueden cambiar están ciertos hábitos como el sedentarismo, ingesta de alcohol y tabaco, el estrés, y la obesidad, las mujeres que han tenido tardíamente o no han tenido hijos por lo que se debe apuntar a la consulta, evaluación y datos clínicas para rescatar.

“Como mujeres somos pilares de nuestras familias, nos debemos hacer un chequeo hoy por hoy no hay dificultades para realizarse los controles anuales”, aseveró.

Sostuvo que los números actuales van en contra, por lo que el programa necesita mayor fuerza desde su rectoría y que cuente con un presupuesto adecuado para ejercer sus verdaderas acciones concretas.

Compartir: