Salud Pública brinda atención a víctimas de violencia de género

320

Asunción, Agencia IP.- El Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social trabaja en la eliminación de la violencia de género a través de una de sus dependencias, que articula con las regiones sanitarias, que llegan a los establecimientos sanitarios y a los agentes comunitarios de las Unidades de Salud de la Familia para brindar una atención a las víctimas, sean mujeres niños, adolescentes o adultos mayores.

La abogada Claudia Sanabria, de la Dirección de Género del Ministerio de Salud Pública manifestó que “es muy amplio el capítulo de la violencia”, y en el que cada ciclo de vida tiene sus particulares, es por ello, que se debe trabajar con los niños y adolescentes, las mujeres, y los adultos mayores.

En el espacio “La Salud Primero”, que se emite en dúplex por Paraguay TV y Radio Nacional del Paraguay, la profesional habló acerca de la atención a víctimas de violencia de género, desde los servicios sanitarios y desde el rol protagónico de la sociedad.

Recordó que el 25 de noviembre de cada año se conmemora el “Día Internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer”, y que la cartera sanitaria pretende empoderar a los profesionales de la salud al momento de brindar asistencia de calidad a las víctimas que llegan hasta los servicios sanitarios.

“Queremos empoderar a los profesionales de la salud, porque tienen un rol clave, el apoyo es clave, y eso está dirigido a los médicos, enfermeros, psicólogos, asesores jurídicos de las regiones, todos tienen que trabajar en ello”, afirmó.

Atención de víctimas de violencia

Explicó que hay un flujograma que se debe seguir cuando una víctima llega al servicio de salud. La atención es inmediata, y debe haber un seguimiento, no solo en lo físico, sino en brindar una atención más integral a la persona.

Indicó que ante un hecho de abuso sexual en niños, adolescentes y mujeres deben ser atendidos de manera inmediata en los servicios de salud, para prevenir infecciones de transmisión sexual como el VIH, por medio de una medicación, una pastilla retroviral de emergencia, que impide la fusión de ambas células, pero que tiene su efectividad hasta dentro de las 72 horas del acto.

Además, otro procedimiento que está incluido en el Protocolo de asistencia a víctimas de agresión sexual es la prescripción de la pastilla anticonceptiva de emergencia. Ésta debe consumirse dentro de las primeras horas del hecho. Con esta medida, se puede impedir el desarrollo de un embarazo no deseado.

Agregó que este trabajo se realiza de manera interinstitucional, ya que si la violencia se da en el hogar se debe realizar un abordaje con otras instancias.

Violencia en diferentes ciclos de la vida

Por otra parte, la profesional expresó que en todos los ciclos de la vida hay diferentes parámetros de violencia, incluso en la crianza de los hijos, no solo en entornos familiares violentos.

Además del trabajo que realiza Salud también desde Educación debe existir una adecuada educación de salud sexual para impedir hechos de violencia.

En ese sentido, dio cifras alarmantes, manifestando que en el país, se tienen dos embarazos por día en niñas y adolescentes, de 10 a 14 años.

“Estamos trabajando en los roles y pautas que están arraigadas y que ocasionan mucho daño. Cada persona desarrolla un impacto diferente ante situaciones de violencia. Lo importante es acudir a centros asistenciales”, mencionó.

 «Lo más fuerte es la dependencia emocional. Un agresor le saca totalmente la autonomía a la víctima, por tanto, esa mujer no va a poder tomar una sola decisión. Un niño que crece en un lugar donde sus padres dialogan, se respetan, ellos crecen en el diálogo y el respeto. No esperemos que los niños den lo que no damos. Estamos criando a niños sin voz, que ante un peligro no podrán defenderse. Una mujer que no tiene voz, es un problema para la Salud Pública. También, tenemos que trabajar en la prevención de la violencia contra las personas mayores de edad”, acotó.

Enfatizó que las pautas de salud se debe realizar en conjunto con las instituciones y la sociedad. «Dejamos las voces desde salud y esperamos que la sociedad pueda sumarse, son pautas demasiado básicas, pero son las bases de la sociedad», recalcó.

Compartir: