Salud Pública recuerda normas de prevención para evitar la hepatitis

547

Asunción, Agencia IP.- En conmemoración del Día Mundial contra la Hepatitis, el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (MSPBS) recordó a las personas que se debe evitar el contacto con sangre u otros fluidos corporales contaminados. Además de consumir agua y alimentos contaminados o con baja calidad sanitaria y el acto sexual sin protección.

La hepatitis es un proceso inflamatorio que afecta el hígado, que puede ser causada por varios agentes, tales como infecciosos (virus), tóxicos (alcohol, fármacos) o reacciones autoinmunes.

Existen cinco tipos de virus de la hepatitis: A, B, C, D y E, todos ellos, causan enfermedades, discapacidades crónicas, muertes, brotes y potencial propagaciones epidémicas. La hepatitis puede presentarse como infección aguda o crónica (sobre todo las hepatitis B y C que son consideradas infecciones de transmisión sexual – ITS).

Las hepatitis A y E se transmiten principalmente a través de la ingestión de alimentos o agua contaminada. Las hepatitis B, C y D se transmiten básicamente a través del contacto con sangre y otros fluidos corporales infectados, incluyendo el contacto sexual no protegido y la transmisión de madre a recién nacido. También se puede dar por procedimientos médicos invasivos con equipos contaminados.

La infección aguda puede presentarse sin síntomas o con síntomas limitados. Los síntomas típicos de la hepatitis son ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos), orina oscura, fatiga extrema, náuseas, vómitos y dolor abdominal. La infección crónica puede conducir a cirrosis, falla hepática o cáncer de hígado.

El Ministerio de Salud Pública, a través del Programa Nacional de Control de VIH/SIDA y otras Infecciones de Transmisión Sexual, se aboca a dar respuesta a las hepatitis B y C, a través de la implementación del tamizaje de la hepatitis B en toda la población con pruebas rápidas a nivel nacional, y más recientemente, el tamizaje de hepatitis C en población priorizada como las gestantes y la población clave.

Para las personas diagnosticadas, se cuenta con los antiretrovirales para el tratamiento y las pruebas de carga viral para su seguimiento. Para la prevención, el PAI ha incorporado a su esquema regular de vacunaciones en el 2017 la vacuna contra la hepatitis B al recién nacido.

Según la OPS/OMS, en la región de las Américas los datos más recientes indican que cada año hay 10.000 nuevas infecciones de Hepatitis B y 23.000 muertes. Solo el 18% de estos casos se diagnostica. En cuanto a Hepatitis C, las cifras son de 67.000 nuevas infecciones y 84.000 muertes anuales en la región, con una tasa de diagnóstico del 22%.

La eliminación de la hepatitis requiere la ampliación de 5 intervenciones clave:

  1. La vacunación infantil contra la hepatitis B.
  2. Prevención de la transmisión del virus de la hepatitis B de madre a hijo.
  3. Seguridad de las inyecciones y de la sangre.
  4. La reducción de daños.
  5. Pruebas y diagnóstico, tratamiento y atención.
Compartir: