Trump llega a Nueva York para su histórica comparecencia ante la Justicia como imputado

Nueva York.-Donald Trump llegó hoy a Nueva York desde Florida para presentarse mañana ante la Justicia, ser fichado por la Policía y conocer los cargos por los que se convirtió en el primer expresidente procesado de la historia de Estados Unidos, en medio de enorme expectación y de temores a protestas de sus seguidores.

Su regreso a la ciudad donde se hizo famoso en la industria inmobiliaria y del espectáculo abre un capítulo inédito en la historia de Estados Unidos, con Trump en el medio de su tercera campaña para llegar a la Casa Blanca y de un caso que tiene al país en vilo, con aristas de todo tipo: legales, políticas, culturales y sociales.

Procedente de su mansión en Florida, el empresario aterrizó en el aeropuerto neoyorquino de La Guardia en su avión privado Boeing 757 negro, rojo y blanco con un «TRUMP» impreso en letras doradas a sus costados, según mostraron imágenes de canales de televisión.

Desde allí se dirigió a la Torre Trump, el rascacielos que lleva su nombre en la icónica Quinta Avenida de Nueva York, donde pasará la noche. Trump fue visto saludar a partidarios al entrar al edificio a plena luz del día. La calle estaba cortada por ambulancias y patrulleros y camionetas y furgonetas negras con vidrios polarizados.

Trump, de 76 años, comparecerá mañana ante un tribunal de Manhattan luego de que un gran jurado lo procesara la semana pasada por delitos relativos a un pago que hizo a una actriz porno en 2016 durante la campaña que lo llevó a la Presidencia, a cambio de que no revelara que el magnate había tenido con ella una relación extramatrimonial.

Hoy volvió a negar las acusaciones, insistiendo en su red social con letras mayúsculas que todo es una «CAZA DE BRUJAS» para frustrar su retorno al poder tras las elecciones de 2024.

El líder de ultraconservador sigue afirmando falsamente que el presidente Joe Biden, del Partido Demócrata, le ganó con fraude las elecciones de 2020.

«Iré a un tribunal, lo crean o no. ¡No se suponía que Estados Unidos fuera así!», escribió en su red Truth Social.

Biden, que aún tiene que anunciar formalmente que buscará la reelección el próximo año, no ha casi hecho comentarios, así como la mayoría de los líderes demócratas más conocidos.

Hoy se limitó a decir que confiaba en la Policía de Nueva York y en el sistema legal, al ser consultado por la prensa.

Los republicanos más conocidos han apoyado a Trump y criticado el caso.

En Florida, la caravana de Trump desde su club de Mar-a-Lago hasta el aeropuerto fue fue transmitida en vivo por la televisión. Cientos de simpatizantes se pusieron a cada lado de la autopista para verlo pasar, ondeando banderas y vitoreando su nombre, mientras declaraban a los canales que el caso tenía motivaciones políticas.

El ambiente es diferente en Nueva York, donde Trump se volvió profundamente impopular cuando pasó de los negocios a la política.

Los fiscales del estado dicen que su caso no tiene nada que ver con la política y han defendido el trabajo del fiscal de distrito de Manhattan, Alvin Bragg, quien heredó la causa y la lleva actualmente.

Como parte de su comparecencia judicial, Trump se someterá mañana al procedimiento estándar de toma de huellas dactilares y fotografía, lo que dará lugar a una de las fotos de fichado policial más famosas de la era moderna.

Después comparecerá ante el juez Juan Merchán, de la Corte Suprema del estado de Nueva York, que le leerá los cargos, todavía reservados, que se le imputan, una treintena, según algunos medios locales.

Trump se declarará no culpable, según han adelantado sus abogados, por lo que el caso se dirige hacia un juicio.

Su defensa solicitó hoy al juez en un escrito que prohibiera la cobertura de fotos y videos de la lectura de cargos por parte de los medios de prensa.

«La solicitud de los medios debe ser denegada porque creará una atmósfera de circo en la lectura de cargos, generará preocupaciones de seguridad únicas y es inconsistente con la presunción de inocencia del presidente Trump», dijo el equipo legal del ex mandatario en una carta al juez Merchán, que es de origen colombiano.

El magnate devenido político también reforzó hoy su equipo legal, agregando un tercer abogado de alto perfil, el ex fiscal federal Todd Blanche, según informaron CNN y otras cadenas de noticias estadounidenses.

Autoridades de Nueva York dijeron que no habían visto gran afluencia de personas a la ciudad, como sucedió en Washington en los días previos a que una multitud de partidarios de Trump atacara el edificio del Congreso en enero de 2021 para frustrar la certificación del triunfo de Biden por parte del Poder Legislativo.

De todo modos, advirtieron que poseer un arma en ciertas áreas de la ciudad, incluso cerca de los juzgados, es un delito.

«Si bien puede haber algunos agitadores pensando en venir a nuestra ciudad mañana, nuestro mensaje es claro y simple: contrólenese», dijo el alcalde de Nueva York, Eric Adams.

«La ciudad de Nueva York es nuestro hogar, no un patio de recreo para su ira fuera de lugar», agregó.

En la Quinta Avenida, la Torre Trump estaba abierta, pero rodeada de colectivos de la policía en previsión de posibles disturbios.

Un pequeño grupo de partidarios colgó grandes pancartas de «Trump 2024» frente a un especie de corral improvisado donde podían estar los periodistas, a una cuadra de la Torre Trump.

Una de las defensoras más acérrimas de Trump en el Congreso, la representante republicana Marjorie Taylor Greene, organizó un acto en Nueva York para mañana, y el alcalde Adams la reprendió públicamente.

«Aunque no tenemos amenazas específicas, personas como Marjorie Taylor Greene, conocida por difundir información errónea y discursos de odio, ha dicho que vendrá a la ciudad», dijo Adams.

«Mientras esté en la ciudad, muestre su mejor comportamiento», la exhortó.

Trump enfrenta múltiples cargos de falsificación de registros comerciales, incluido al menos un delito grave, en la acusación dictada por un gran jurado de Manhattan la semana pasada.

La investigación analiza sobre todo un pago de 130.000 dólares realizado a la actriz porno Stormy Daniels, y otros a la exmodelo de Playboy Karen McDougal.

Ambas dicen que tuvieron encuentros sexuales con Trump cuando ya estaba casado con su esposa Melania, años antes de que se metiera en política.

Pero él niega haber tenido relaciones sexuales con esas mujeres y haber cometido algún delito relacionado con pagos de dinero.

El caso que trajo a Trump a Nueva York no es la única investigación que amenazan al expresidente.

Un fiscal independiente está investigando el posible papel que desempeñó Trump en la insurrección del 6 de enero de 2021 en el Capitolio estadounidense, así como su manejo y custodia de documentos clasificados tras abandonar la Casa Blanca.

En el estado de Georgia, es objeto de una investigación por presionar a funcionarios para anular la victoria de Biden allí en 2020, con una llamada telefónica grabada en la que pedía al secretario de Estado que «encontrara» suficientes votos para revertir el resultado.Télam.